Cuenca vista desde el Parador.

Cierto que ciudades hay muchas, muy bellas y diversas, cada una con Cuencasus encantos, pero existe un lema ya bastante antiguo y reforzado por sólidos argumentos que dice que “Cuenca es única”. Su enclave “especial” ha sido, a menudo, fuente de inspiración para numerosos escritores. De ahí que durante los pasados siglos2, en especial el XX, hayan sido muchos los que se han acercado a ella describiéndola y dedicándole palabras de elogio, admiración y, en algunos casos, verdadera veneración, tanto en prosa como en verso. Podríamos destacar, por ejemplo, a Camilo José Cela, que la define como “Cuenca abstracta, la de la piedra gentil” (Cela 1978: 473); a Pío Baroja, que la denominó “nido de águilas”, haciendo referencia a su ubicación orográfica; a Eugenio D’Ors, que la vio como la
“bella silvana del bosque”; a Miguel de Unamuno, que describe la ciudad de Cuenca como el “borbotón de los entresijos de la sierra ibérica” (Unamuno  1966: 645); a Gerardo Diego, que sostenía que “Cuenca, como ciudad, es todo lo contrario de una cuenca. Es levantamiento titánico, está como varada en un fiordo cuyos verticales muros quieren asustar al cielo” (Diego 1968: 5) ……..( Fuente:Carrasco Ortega,M)
Quizás también le interese:
Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Tinta acuarelada. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s